31 de octubre de 2009

Principios del humanismo secular

Publicado en la sección Página Quince de La Nación de hoy (ver publicación)

¿Será cierto –como se ha dicho aquí mismo– que una persona que elige no regir su vida por los cánones de una religión es, necesariamente, alguien sin valores, poseído de un “relativismo moral” en el que todo se vale? La respuesta es un claro no, al menos para el caso de quien opta por adherirse a los principios del humanismo secular.

¿Qué es eso? Paul Kurtz, filósofo estadounidense, se dio a la tarea de sintetizar lo que llama “Las Afirmaciones del Humanismo” para el Council for Secular Humanism. Las traduzco y adapto como sigue:
  • Los humanistas seculares estamos comprometidos con la aplicación de la razón y de la ciencia a la comprensión del universo y a la solución de los problemas humanos.
  • Deploramos los intentos de denigrar la inteligencia humana; de intentar explicar el mundo en términos sobrenaturales y de buscar salvación más allá de la naturaleza.
  • Creemos que los descubrimientos científicos y la tecnología pueden contribuir al mejoramiento de la vida humana.
  • Creemos en una sociedad abierta y pluralista, así como que la democracia es la mejor garantía de protección de los derechos humanos frente a élites autoritarias y mayorías represivas.
  • Estamos comprometidos con el principio de separación de Estado y religión.
  • Cultivamos las artes de la negociación y el compromiso como vías para resolver las divergencias y alcanzar el mutuo entendimiento.
  • Estamos identificados con la justicia y la equidad social y con la eliminación de la discriminación y de la intolerancia.
  • Creemos en apoyar a las personas desaventajadas y a los minusválidos, para que puedan ayudarse a sí mismos.
  • Intentamos trascender divisionistas lealtades basadas en raza, religión, género, nacionalidad, credo, clase, orientación sexual o etnia y nos esforzamos por trabajar juntos por el bien común de la humanidad.
  • Deseamos proteger y enriquecer el planeta, preservarlo para las futuras generaciones y evitar infligir sufrimientos innecesarios a otras especies.
  • Creemos en disfrutar la vida aquí y ahora, así como en desarrollar nuestros talentos creativos al máximo.
  • Creemos en el cultivo de la excelencia moral.
  • Respetamos el derecho a la privacidad. Se debe permitir a los adultos satisfacer sus aspiraciones, expresar sus preferencias sexuales, ejercitar su libertad reproductiva, tener acceso informado a cuidados de salud integrales y morir con dignidad.
  • Creemos en los estándares morales comunes: altruismo, integridad, honestidad, veracidad, responsabilidad. La ética humanista está abierta a la crítica racional. Existen estándares normativos que descubrimos juntos. Los principios morales se evalúan por sus consecuencias.
  • Estamos profundamente identificados con la educación moral de nuestras niñas y niños. Deseamos cultivar en ellos la razón y la compasión.
  • Nos estimulan las artes tanto como las ciencias.
  • Somos ciudadanos del universo y nos emocionan los descubrimientos que vendrán en el cosmos.
  • Somos escépticos de afirmaciones de conocimientos no verificados; estamos abiertos a nuevas ideas y procuramos nuevos rumbos para nuestro pensamiento.
  • Postulamos al humanismo como una alternativa realista frente a teologías de desesperanza y a ideologías de violencia; y como fuente de rico significado personal y satisfacción genuina en el servicio a los demás.
  • Creemos en el optimismo en vez del pesimismo; esperanza en vez de desesperanza; aprendizaje en vez de dogmas; verdad en vez de ignorancia; alegría en vez de culpa o pecado; tolerancia en vez de miedo; amor en vez de odio; compasión por sobre egoísmo; belleza en vez de fealdad y razón en vez de fe ciega o irracionalidad.
  • Creemos en la más plena realización de lo mejor y más noble de que somos capaces como seres humanos.
Un humanista secular no aplica principios como estos a cambio de un premio en otra vida, ni –menos aun– por miedo a una condena eterna. Lo hace previa decisión racional de que son intrínsecamente correctos. Y de que intentar practicarlos realmente puede convertirnos en mejores personas.

Notas posteriores:
  • El Dr. Kurtz ha grabado recientemente un "podcast" en el que, en sus propias palabras (¡y con inconfundible acento neoyorkino!), ahonda en el concepto de humanismo secular: "What is secular humanism?" (duración: 1 hora). (12/11/2009).
  • En el diario La Nación, don Enrique Gomáriz escribe "Humanismo compartido", que hace referencia a mi artículo. (1/12/2009).

10 comentarios:

Roig dijo...

Gracias Christian por su publicación de hoy en La Nación. Sin saber siquiera que existía el Humanismo Secular, me identifico con todos y cada uno de sus principios. Seguiré visitando su blog periódicamente. Saludos

Christian Hess Araya dijo...

Hola, Roig. Gracias por haber leído mi artículo, así como por tomarse el tiempo de escribirme al respecto. Aquí mismo hay algunos otros artículos sobre el tema. Recomiendo visitar también el sitio web de la Asociación Costarricense de Humanistas Seculares. Saludos.

Claudio dijo...

Me gustó mucho que expusiera los principios del Humanismo Secular que entiendo son los mismos que los del Ateismo y tambien de ciertos grupos como los teosóficos y masones con sutiles diferencias en su práctica. Yo he buscado en Costa Rica vincularme con estos grupos y me interesaría saber si existe alguna organización que se reuna bajo este credo.

Le agradecería cualquier información al respecto. Atentamente, Claudio Ansorena.

Sergio dijo...

Christian:

Igualmente gracias.
Hace anos, cuando tambien en La Nacion escribiste sobre Eupraxofia, quede hooked en el Humanismo Secular

Razon - Compasion - Honestidad

Christian Hess Araya dijo...

Claudio, "ateísmo" y "humanismo secular" no son lo mismo. Cuando alguien dice que es ateo, no está afirmado lo que ES, sino tan solo lo que NO ES (creyente). No es que eso tenga nada de malo; lo que pasa es que el término se queda corto cuando se trata de transmitir cuáles son los principios o valores que dicha persona afirma, como alternativa a la religión. Allí es donde entra en juego el humanismo secular. Saludos.

avzeledon dijo...

Estimado Sr. Hess:
He disfrutado leyendo su artículo. Coincido en 98%, si es que tiene algún sentido poner esto en porcentajes. Sólo tengo dificultades con lo del optimismo y la esperanza, pues, sin el filtro de la razón, ambos se pueden convertir en "wishful thinking". La verdad es que un análisis de la situación presente da poca base para ser optimista. En cuanto a la esperanza, puede convertirse, si se insiste en ella contra viento y marea, en una especie de religiosidad, en una fe sin base en la realidad. De otra manera, estoy de acuerdo con todo lo demás, incluyendo el suicidio asistido, etc. Muchas gracias.
Rodrigo París
P.S. La cuenta google es la de mi esposa.

MEG dijo...

Llegué a tu blog por casualidad y descubrí cómo alguien había escrito mi postura y pensamientos de cara a los valores morales y a la vida.

Gracias por hacerme partícipe de esta información.

Christian Hess Araya dijo...

MEG, gracias por las amables palabras y por el enlace incluido en tu blog. Saludos.

Ateísmo y Formación dijo...

Christian: Hay algo que no me queda claro; ¿es acaso el Humanismo Secular una institución?, y lo pregunta sin intención de ser confrontativo, es simplemente que la duda me embarga porque yo soy lo que se puede llamar un "ateo militante"; cuestiono y critico los movimientos religiosos y sus ideas en este país (y el mundo), y me he identificado con todas y cada una de las cosas que usted ha dicho; jamás he dicho conscientemente que soy parte de un "Humanismo Secular", simplemente conforme he avanzado en formación, he decidido adoptar cada una de las características que usted menciona, que si bien es cierto se adquieren por "interaccionismo simbólico", o debo verlas como la antítesis a este mundo gobernado por el fanatismo y el fundamentalismo religioso, creo que debo dar crédito a mi decisión personal.
Espero comprenda la naturaleza de mi duda.
Saludos y lo felicito por el artículo.

Christian Hess Araya dijo...

El humanismo secular es un conjunto de principios éticos y filosóficos, no una institución. Paul Kurtz, entre otros, desarrolla muy bien el tema en sus libros. Gracias por el comentario.