25 de junio de 2008

La peligrosa idea de Darwin


Artículo publicado en La Nación del 1 de julio del 2008.

El 1º de julio de 1858 (es decir, hace 150 años), durante un encuentro de la Linnean Society de Londres, se dio lectura a unos breves manuscritos sobre una novedosa teoría científica, la evolución por selección natural, escritos separadamente por un tal Charles Darwin y su colega Alfred Russel Wallace. En el caso de Darwin, se trataba de un fragmento de un manuscrito de 1844, así como de una carta escrita el año anterior. El propósito de la reunión era el de establecer que aun cuando ambos científicos habían arribado por aparte a la misma teoría (por lo que Wallace merece también los honores respectivos), lo cierto es que Darwin lo había hecho primero.

El encuentro -por lo pronto- no tuvo grandes repercusiones, al punto de que, en un informe posterior, Thomas Bell, el Presidente de la Linnean Society afirmó que, en su opinión, ese año había concluido sin que se hubiese dado a conocer ningún descubrimiento científico particularmente importante. La historia demuestra que estaba completamente equivocado.

Transcurrió algo más de un año, hasta que el 24 de noviembre de 1859, Darwin publicó uno de los libros que más profundamente han marcado el pensamiento posterior, tanto en el campo científico como en múltiples otras áreas del quehacer humano. Me refiero, desde luego, a "Acerca del origen de las especies por selección natural", que, por primera vez, expuso el mecanismo biológico en virtud del cual se explica -de modo simple y elegante- la inmensa diversidad que presentan los seres vivos en el mundo. Quizás de modo aun más importante, esta obra transformó completamente nuestra visión de nosotros mismos, dando paso a la idea de que los seres humanos no aparecimos mágica o milagrosamente sobre la Tierra, en nuestra forma actual, sino que somos el resultado del mismo lento proceso evolutivo que, a través de millones de años, ha hecho que especies aparezcan y desaparezcan, vinculándonos con el resto de los seres vivos en un árbol familiar, del cual tan solo ocupamos una rama específica.

Esa es la que pensadores y filósofos han dado en llamar "la peligrosa idea de Darwin". Peligrosa, porque así como había ocurrido también siglos antes en el terreno de la astronomía con las teorías de Copérnico y Galileo, las ideas que Darwin dio a conocer suponían un desafío directo al dogma religioso imperante en la época acerca del origen de la diversidad biológica. Actualmente, la teoría de la evolución por selección natural constituye, sin lugar a dudas, la piedra angular de la biología y uno de los principios más influyentes en otras áreas del conocimiento humano.

El 1 de julio marca, entonces, el inicio de una serie de celebraciones y actividades científicas y culturales que tendrán lugar alrededor del mundo para marcar no solo los 150 años de las mencionadas efemérides, sino también el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin, que tendrá lugar el 12 de febrero del año entrante. La página darwin-online.org.uk/2009.html es una de muchas referencias que se puede consultar en Internet para estar al tanto de dichos eventos.

En Costa Rica, espero que el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Ministerio de Educación, la Academia Nacional de Ciencias, las universidades y otras entidades públicas y privadas se sumen a las festividades, aprovechando la ocasión para contribuir a la divulgación y comprensión popular de "la peligrosa idea", uno de los hitos científicos e intelectuales más importantes de todos los tiempos.


Nota posterior: este artículo provocó un interesante debate en las páginas de La Nación.

2 comentarios:

Sergio dijo...

Lo felicito por el artículo de hoy sobre el aniversario de la presentación de los manuscritos de Wallace y Darwin sobre la evolución. Precisamente esta mañana escuche en NPR un interesante clip sobre el tema http://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=92059646



También es un buen momento para visitar: http://richarddawkins.net/article,2784,Dawkins-on-Darwin,Richard-Dawkins-Paula-Kirby-Channel-4



De paso también, una nota de agradecimiento por ayúdame a abrir los ojos con su articulo de hace varios anos sobre Eupraxofia; ojala en el país hubiera mas oportunidades para reflexionar sobre Humanismo y pensamiento critico.

Cesar Chinchilla Mena dijo...

En el reportaje publicado en opinión el día de hoy (08 julio por el señor Fernando Zamora) y en el cual hace referencia al publicado por el señor Christian Hess Araya titulado “La peligrosa idea de Darwin” tengo la inquietud de hacer el siguiente comentario:


En cuanto al tema central de su artículo que me parece es: que no se debe proponer la teoría de la evolución porque recientemente se han encontrado algunas inconsistencias, me parece que va usted un poco mas allá del reportaje original, ya que este en su mayoría se dedica a dar una referencia a un hecho histórico muy importante como es el descubrimiento y publicación de dicha teoría. Es muy breve y al final que dice:



“En Costa Rica, espero que el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Ministerio de Educación, la Academia Nacional de Ciencias, las universidades y otras entidades públicas y privadas se sumen a las festividades mencionadas y aprovechen la oportunidad para contribuir a la divulgación y comprensión popular de “la peligrosa idea”, uno de los hitos científicos e intelectuales más importantes de todos los tiempos.”



Si nos concentramos; como parece que usted lo hace solamente en ese párrafo, yo diría que es una opinión y nada en absoluto dogmático y mucho menos parte de una apología.



Ahora con respecto al resto de su artículo me parece que dice usted incorrectamente en:



“las creencias de quienes dan por sentado que la evolución es una ley científica y no una mera hipótesis”



Quienes son los que la dan por sentado? O que es una ley científica o una hipótesis?



Espero que no se refiera a los científicos que según tengo entendido no dan nada por sentado nunca, la ley de la gravedad es una ley científica (hasta el momento) pero la evolución al igual que la teoría del big bang o la psicología son eso; teorías científicas que como tales se someten constantemente a prueba y experimentación.



La teoría de la evolución como muchas teorías que ha propuesto la ciencia debe estar llena de esos dogmáticos que dice usted, pero este no es el caso, es sabido que siempre se presentan malas interpretaciones para muchos que usan la ciencia como gancho de oposición a la religión; por ejemplo el llamado “eslabón perdido” hoy se sabe que es posible que no existiera tal y el que ser humando evolucionó de un gran número de especies de primates (homo) pero si eso es cierto no afecta en nada el fondo de la teoría y su belleza.



Sobre los ejemplos que usted propone son muy importantes y demuestran que la ciencia se purifica constantemente y las teorías cambian y se mejoran con el paso del tiempo, el caso de la explosión cámbrica y los otros que usted menciona son muy buenos ejemplos pero según me parece para entender algo de eso se necesita saber la teoría de la evolución.



Para finalizar quisiera decir que me hubiera llamado mucho la atención un artículo que hiciera referencia al del señor Hess poniendo igual esas pequeñas contradicciones o como dirían los astrónomos esas particularidades que parecen relacionarse con todos los hechos que podrían (algún día) darse a partir de la teoría, y que al final hiciera ese “elogio a la ciencia y la tecnología” de cómo la ciencia y la técnica moderna perforan los cimientos de la teoría de la evolución para ponerla a prueba.



Y con respecto a que si se debe o no inculcar en las escuelas o declarar de interés público asuntos que no están 100% demostrados y que a muchas doctrinas de otros tipos diferentes a la ciencia no le agradan para nada es un tema muy personal. En mi caso le puedo dar testimonio de mi profesor de biología de colegio (el mismo que me daba física) y que de forma muy particular expuso en tercer año las teorías mas conocidas del origen del universo (big bang, generación espontánea, religiosa nuestra biblia, etc) y al final dejó que cada quien eligiera la que mas le parecía, el dijo “ustedes son libres a su edad de creer la que quieran”. Lo mismo pasa con la evolución, porque enseñarla junto con la idea del “diseño de un creador” y luego preguntar cual les gusta mas? Porque quitar la posibilidad de pensar en todas las posibilidades?.



Recordemos las palabras de un gran científico que decía que la Ciencia (a pesar de lo pequeña que es) es lo más preciado que tenemos.